Y no solo vino…

Las cervezas gallegas «1906», de Estrella de Galicia, entre las mejores del mundo.

Ya se sabe que el agua de Galicia es especial. Y que los gallegos saben transformarla en cosas maravillosas. Para comer y para beber. Y no es por arte de magia: es saber hacer bien cada paso del proceso y trabajar duro. Y claro, todo el mundo lo reconoce.

World Beer Challenge. Mucho más que un concurso.

Aquí solo entran las mejores cervezas. Y en esta edición de 2019, «La familia de cervezas 1906 mantiene su posición dentro de las mejores cervezas del mundo», al obtener dos medallas de oro y una de plata, «en el World Beer Challenge. De este modo, no solo revalida sus puestos de ediciones anteriores, sino que escala posiciones en este ranking de cervezas británico de prestigio internacional que cada año analiza y puntúa cientos de referencias.»

Pero aún hay más…

«En el último tiempo, la familia 1906 ha acumulado una lista de 65 premios, entre los que se encuentran los Superior Taste Awards, los Monde Selection, los Craft Beer Awards, los International Beer Challenge o los World Beer Awards

Tres gallegas fuera de serie.

«La empresa asegura que superan a las casi quinientas marcas de cerveza de todo el mundo que se presentan a este certamen en el que son evaluadas en su calidad y sabor por expertos de diferentes nacionalidades. Esta distinción ha destacado a 1906 Red Vintage por «su carácter único, con sutiles notas de caramelo y café que desembocan en aromas florales que recuerdan al lúpulo».

En el caso de 1906 Reserva Especial, se ha premiado «su sabor único de intenso amargor y equilibrio con una espuma blanca de alta persistencia que permanece en el vaso durante todo el consumo». Al margen de estas dos, la cerveza dark lager 1906 Black Coupage, que se ha incorporado recientemente a la gama, ha obtenido una medalla de plata con 94 puntos sobre cien.»

El jurado reconoce «sus aromas tostados, un pronunciado y prolongado amargor en boca matizado por sutiles notas ahumadas, amaderadas con recuerdos a regaliz y cacao».

Si a estas demostraciones de calidad añadimos los últimos hallazgos científicos que nos confirman que los desechos de la elaboración de cerveza ayudan a limpiar los nitratos del agua de los ríos, uno de sus principales contaminantes, no nos que más remedio que beber cerveza este verano. Eso sí, con moderación, por favor.