El fenómeno de la Galicia vacía llega a «The New York Times»