Inversores extranjeros ven en el rural una oportunidad de negocio