Portugueses y británicos compran un tercio de las casas vendidas